Del CAD al BIM: Un nuevo salto tecnológico

I – Del CAD al BIM

A mediados de los años 1980, Autodesk (hoy la mayor compañía mundial en software de diseño) lanza por primera vez al mercado su producto insignia: el AutoCAD. En pocos años, este sistema revolucionaría la modalidad de trabajo de arquitectos, ingenieros y constructores.
El mundo de la construcción vivió entonces su primer salto tecnológico. Este nuevo software, incorporado de manera masiva, se basaba conceptualmente en la metáfora del tablero de dibujo y sus herramientas. Se trataba en realidad de una tecnología ya adoptada en otras industrias -aviones, barcos- y basada en equipos de gran tamaño, retomada luego en base a la conjunción de la PC y el AutoCAD. Progresivamente el CAD (por “Computer Aided Design”) fue sustituyendo al dibujo técnico manual, en virtud de las indudables ventajas en velocidad y eficiencia que ofrecía.
Sin embargo, con la aparición de una nueva generación de sistemas que se agrupan bajo la denominación de BIM (por “Building Information Model”), el CAD está por convertirse en un modelo obsoleto. En el caso del BIM, la metáfora es la maqueta virtual de la obra arquitectónica (y ya no el tablero). El profesional diseña directamente frente al sistema, insertando los componentes del proyecto, modelando y refinándolo en forma gradual y creciente. Una vez más, la arquitectura y la construcción hacen suya una tecnología previamente adoptada por la industria (en este caso de aviones, de barcos y de casi cualquier producto industrial masivo que incorpora diseño). Dicha tecnología, denominada, “virtual prototyping”, se basa en el diseño y validación del producto en un modelo virtual, antes de su fabricación material.

II – Los beneficios del BIM

El BIM permite por lo tanto reconciliar al proyectista con la computadora. Revertir un proceso de alejamiento que provocó el CAD, donde los “cadistas” ocuparon el lugar del tablero, y el proyectista tuvo que renunciar a la manipulación directa de la representación de su obra. Con Revit, el proyectista está frente a la obra virtual, puede realizar cortes instantáneos, evaluar la repercusión de cada cambio en los datos del cómputo, o generar una animación de recorrido para una mejor comprensión del proyecto.
Entre las virtudes del BIM, se destaca, asimismo, el hecho de que este modelo virtual puede ser visualizado según todas las modalidades de representación que admite un proyecto: en planos (plantas, vistas, cortes), en imágenes 3D, en planillas de datos, y hasta en animaciones virtuales.
Otro de sus beneficios inmediatos consiste en que toda la información perteneciente al modelo resulta coherente, en la medida en que es coordinada por el sistema. Por ejemplo, si cambiamos la ubicación de una ventana en la fachada, todos los demás accesos a la maqueta (plantas, imágenes 3D, planillas de carpinterías, etc.) se actualizarán inmediatamente.
Un cuarto salto cualitativo radica en que la documentación técnica surge de manera semiautomática de la maqueta así creada. Al integrar toda la información en una única base de datos, el sistema asegura la consistencia de todos los planos, planillas y representaciones en tres dimensiones de la obra. Esta cualidad se traduce en una reducción de los tiempos de trabajo en la producción y coordinación de documentación, en la capacidad de recibir cambios con menor incidencia en tiempos y costos.
Al reducir la cantidad de horas necesarias para producir y, por sobretodo, para actualizar la documentación técnica en virtud de cambios al proyecto, el BIM posibilita una mayor dedicación a las tareas de diseño y proyecto.
La detección de interferencias es una de las cualidades más potentes de la tecnología BIM.El esfuerzo de coordinación de las ingenierías se ve facilitado al contar con la posibilidad de detectar y ubicar en forma inmediata, en todo el proyecto, los casos de interferencias entre elementos constructivos.
Una ventaja más a tener en cuenta: el BIM fue pensado para fomentar el diseño sustentable y provee potentes herramientas en ese sentido. De hecho, facilita enormemente la manipulación de aquella información en base a la cual la obra es calificada por los distintos sistemas de evaluación de Green building. Se elimina así la necesidad de tener que ingresar miles de datos en un sistema de análisis, ya que la base de datos BIM puede alimentar directamente dicho sistema.
El BIM se aplica en toda la escala de las obras. Desde proyectos de gran tamaño, como la Freedom Tower de Nueva York, hasta proyectos menores – de casas o stands- , se benefician enormemente de la integración de información en una sola base de datos, para generar maqueta, planos o planillas con total coherencia.

III – Revit: la encarnación del modelo BIM

El sistema Revit (por “REvise InsTantly”), inicialmente adquirido y luego desarrollado por Autodesk para implementar el concepto BIM, es el software que encarna este nuevo paradigma tecnológico.
Son varios los sistemas que implementan el BIM, algunos anteriores aun a la existencia del Revit, como es el caso del sistema Archicad de Graphisoft. La enorme ventaja de Revit por sobre otros productos similares está dada por su integración con el entorno AutoCAD. Como sabemos, en la construcción existe hoy en día un verdadero “ecosistema” constituido por el flujo incesante de archivos en formato AutoCAD (extensión DWG). Como esto no cambiará por mucho tiempo, es fundamental que el trabajo con BIM se integre sin problemas en esta realidad. Sólo Revit permite ir y venir con planos de AutoCAD con el menor esfuerzo y sin pérdida de datos.
Los planos que se envíen a los asesores podrán seguir siendo los mismos archivos de AutoCAD, con la misma organización de layers habitual, ya que Revit permite grabar cada planta – o vista o corte – como un archivo en formato DWG. Los proyectos iniciados en AutoCAD, o los detalles constructivos almacenados en archivos DWG, pueden ser utilizados sin cambio alguno, incorporados a la base de datos Revit en el formato existente.

  • Revit se implementa en tres productos distintos y articulados entre sí: Architecture, Structure y Mep.
  • Revit Architecture: soporta todo el trabajo del arquitecto en cuanto a modelado de volúmenes, proyecto, documentación, planillas de datos, render, animaciones.
  • Revit Structure: el ingeniero agrega las cargas y comunica el modelo con el sistema de cálculo, obteniendo el modelo adecuado para ser incorporado al modelo arquitectónico.
  • Revit Mep: contiene los comandos para planear, desarrollar y documentar las instalaciones de aire acondicionado, electricidad y plomería, que se integran a la maqueta general. Se facilita la detección de interferencias -que señala el propio sistema- así como los ajustes al proyecto en cada una de las especialidades.

IV – Desafíos y Perspectivas

La transición al BIM debe ser planificada, ya que no debe confundirse con un cambio de versión del software. Es que no se trata, simplemente, de aprender a utilizar nuevos comandos de dibujo. Es aconsejable realizar un plan que contemple tanto la capacitación de los usuarios, como la modificación gradual de los procedimientos de trabajo. Es fundamental que la dirección tenga en claro los objetivos a alcanzar, asigne los recursos necesarios, y promueva el esfuerzo requerido para lograrlos.
Podría pensarse que la inestabilidad del contexto local no facilita las cosas. En efecto, mientras había un alto nivel de actividad, resultaba inusual afectar recursos para promover mejoras que no tuvieran un impacto inmediato en la producción. Esta es, quizás, la razón de la lenta difusión del BIM en nuestro país en los últimos años. Sin embargo, el nivel de actividad en franco declive ha generado un incentivo y una oportunidad única para realizar el salto al BIM. Sin duda, éste es el momento apropiado para tomar la delantera y estar preparados para enfrentar una competencia creciente.
Ya es un hecho que hay concursos internacionales donde la entrega del proyecto en Revit es un requisito excluyente. A medida que los desarrolladores descubren las ventajas de recibir una obra terminada con una base de datos que permita facilitar su administración (el Facilities Management), su exigencia será un requisito cada vez más frecuente. Lo mismo sucederá con las organizaciones multinacionales, y hasta con el Estado Nacional, tal como lo ha definido el Estado Federal Norteamericano (*), y varios países europeos (**).

Escriba un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *